Como “crecer” en YouTube

Os comento.

Desde hace unos días han añadido en la página de creadores de YouTube una nueva categoría en las estadísticas que es “llegar a los espectadores”. En esta categoría te dan tres datos que son clave para analizar el comportamiento tanto de Youtube como de los espectadores: Número de impresiones en pantalla, clicks en las miniaturas y espectadores únicos.

La primera estadística como tal dice poco. Es casi imposible valorar si el número que ves es alto o es bajo. Me explico. Que Youtube te coloque una miniatura en pantalla 2 millones de veces, no significa que el espectador haya tenido que elegirte en cada una de esas veces, puedes salir en una búsqueda errónea, o al lado de un video que estaba buscando en concreto, etc. O por el contrario dependiendo del tu contenido puede llamar poderosamente la atención. Pero en cualquier caso, el número por sí solo no dice mucho.

La valoración viene con la segunda medida: el porcentaje de clicks en esas miniaturas. Youtube estima que lo normal es estar entre el 2 y el 10%, dependiendo de la situación. En mi caso mi media está en el 4.5%. Lo curioso viene cuando separas la estadística por videos y momentos en el tiempo.

Separando por vídeos:

Solo aparece una correlación clara: cuando la miniatura es más de tipo clickbait, es decir, muestra más de lo que realmente hay en el video, o algo que es “raro”, el porcentaje sube a un 8-9%. Cuando la miniatura es honesta, cae al 3%. No pasa lo mismo ni con los títulos ni con los temas. Los porcentajes se mantienen clavados alrededor de la media. Por tanto, es bastante claro que esto no es cosa de YouTube, sino que los espectadores ni leen los títulos ni son excesivamente selectivos con los temas.

Separando por picos de adquisición de suscriptores:

Como he comentado muchas veces hay momentos aleatorios donde de repente ganas suscriptores. Esto se corresponde claramente con que el algoritmo de YouTube decide ponerte en portada. ¿Cómo se ve? El número de clicks se iguala al número de espectadores únicos, ambos crecen desmesuradamente, y el porcentaje de clicks cae hasta un 2%. Pero el número de suscriptores aumenta en la misma proporción que han aumentado esos espectadores únicos.

Y una estadística conocida: el algoritmo de YouTube patrocina los videos que hacen que pases más tiempo en YouTube viendo anuncios. Ejemplo, mi video de procesadores cuánticos sugiere 3 videos de terceros, monetizados y con un tiempo medio de visualización muy alto. Y además a medida que avanzas por los vídeos, el contenido se va radicalizando. Resultado: ese vídeo tiene más 350.000 visualizaciones. El vídeo es MALO.

Por tanto, conclusiones:

  • Para tener subidas de número de suscriptores, dependes
    fundamentalmente del algoritmo de YouTube, no del número de
    visualizaciones que consigas en los videos.

  • Para que tu vídeo aparezca en portada debe estar íntimamente
    relacionado con otros vídeos que generen ingresos y enganchen.

  • Para conseguir aumentar las visitas, necesitas una miniatura tipo
    Clickbait.

  • El número de suscriptores y de visitas no tiene una relación directa.
    Depende directamente del tipo de vídeo. Ejemplo yo estoy en un 16% y
    canales del tipo “top 10” superan el 300%.

Así pues, si quieres reventar Youtube, sigue estos pasos:

  • Busca un tema de actualidad y plantéalo de una forma neutra.

  • Haz una búsqueda en Youtube y localiza los 2 o 3 vídeos con más visitas y con anuncios.

  • Copia en la medida de lo posible las descripciones y Tags de esos vídeos.

  • Pon el título que te dé la gana, casi nadie los lee.

Evidentemente seguir estos puntos solo contribuye a meter contenido de relleno en YouTube cosa que a mí no me apetece. Así que seguiré disfrutando con mis 8000 suscriptores de verdad.

La paradoja de Teseo

https://youtu.be/UWqaM2g9g4s
Para la vuelta al canal quería preparar un tema que fuese algo especial. Y digo especial porque creo que, si hay algo que nos une a vosotros y a mí, son esos temas que en cuanto te los planteas de forma ordenada, te explota la cabeza.

Para este capítulo os traigo una paradoja muy conocida, pero que rara vez la he visto relacionada con temas como la física, matemáticas o lo virtual… Hoy os voy a presentar la paradoja de Teseo.

¿Qué es una paradoja?

Es difícil de definir. Podríamos verlo como una idea que aparenta ser lógica pero que cuando la analizamos detenidamente vemos que viola nuestros razonamientos lógicos. Como consecuencia, es habitual que al intentar razonarla entremos en un bucle del que no hay forma de salir.

Como siempre, la mejor forma de explicarlo es con un buen ejemplo. Y yo voy a sacarlo de un videojuego: The legend of Zelda: Ocarina of Time. En el juego podemos viajar en el tiempo siete años adelante y atrás. Tenemos un futuro y un pasado. En un momento dado, en el futuro, nos encontramos con un personaje que nos enseña una canción y nos la aprendemos. Volvemos al pasado y nosotros le enseñamos esa canción a esa persona en el pasado. La pregunta es clarísima: ¿Quién le ha enseñado la canción a quién? Lo complicado es que no hay respuesta.

¿Qué dice la paradoja de Teseo?

Teseo fue un gran rey griego. Tenía un barco que se conservaba desde la época de Demetrio de Falero. Se había conseguido conservar desde hacía tanto tiempo porque cada vez que una pieza del barco se estropeaba era sustituida por un repuesto. La gracia es que, según cuenta la leyenda, para cuando Teseo estaba usando ese barco, el 90% de las piezas se habían sustituido respecto a la época de Demetrio. La pregunta creo que se ve venir: ¿El barco que usaba Teseo era el mismo que el de Demetrio? ¿Las piezas reemplazadas eran escombros o en realidad eran el verdadero barco de Demetrio?

Como veis, estamos hablando de una paradoja de sustitución.

¿Por qué me explota la cabeza?

Porque esta idea se acerca de forma bestial a otros problemas que tenemos en la actualidad en planos como la astronomía, física cuántica, computación o filosofía.

Este concepto apunta directamente a la idea de que el universo en realidad está compuesto de información. De que todo lo que consideramos físico lo es porque pertenecemos al propio sistema.

Voy a trocear la explicación para que sea más sencillo de entender.

Una primera explicación

Creo que lo primero sería ver dónde está exactamente el conflicto. El problema en este tema, en esta paradoja, es que no se sabe muy bien qué es más real: si la idea que estructura algo, o de lo que está compuesto ese algo.

Es decir, imaginad una mesa. ¿Una mesa es una mesa porque tiene ciertos materiales que la componen, o porque tiene cierta forma, cierta idea, para que pueda apoyarme? Puede parecer bastante obvio pero la realidad, es que es algo que se lleva discutiendo durante siglos.

Desde el punto de vista de la física

Hay una parte de la física que se encarga de intentar entender de qué está formado el universo. La realidad es que cuando hemos empezado a buscar de qué estamos compuestos nos hemos encontrado con un límite. Ese límite no está claro si es físico o si en realidad estamos hablando única y exclusivamente de información.

Esto suena muy contradictorio porque no tenemos la sensación de estar formados por información. El mundo nos parece real, físico, porque podemos tocarlo, olerlo o saborearlo. Pero si pensamos, por ejemplo, en un videojuego, lo que tenemos es un mundo que se ha creado a base de información: a base de ceros y unos. Sin embargo, cuando programamos los escenarios, personajes, interacciones… vemos como ese mundo virtual cobra sentido y cómo un personaje puede chocarse con un muro o morir si cae desde demasiada altura. En el interior del juego todo tiene coherencia a pesar de que sabemos que no es más que un procesador manejando información.

Pues nos encontramos en un punto parecido. En un momento en el que no se puede demostrar si vivimos en un mundo físico o en un universo hecho a base de información. Y aquí es donde se vuelve muy relevante esta paradoja de Teseo, porque lo que nos está intentando decir esta paradoja es que lo importante no son los materiales de los que estamos formados, sino la propia organización, la estructura o la idea. Lo interesante no es la madera del barco, sino el plano en sí.

Desde el punto de vista de la informática

Como ya he adelantado en el anterior punto, en la informática esto queda más claro. Un archivo no es más que una sucesión de ceros y unos ordenados de forma que tienen un sentido.

Cuando yo copio un archivo lo único que estoy haciendo en realidad es mover esa sucesión de información de un sitio a otro. De hecho, dependiendo del tipo de almacenamiento que usemos, cambiará la forma en que estén almacenados los ceros y unos.

Lo único de lo que no tenemos dudas es que el archivo, que puede ser una película, un libro o cualquier cosa, es absolutamente real. No es algo imaginario, es algo a lo que le damos uso.

Mezclando física, informática y nuestra propia existencia

Es muy curioso que en diversos experimentos que se están haciendo para intentar esa utopía del teletransporte se ha encontrado que sólo hay una forma real de conseguir teletransportar una partícula desde el punto A al punto B.

El teletransporte no se consigue moviendo la partícula muy deprisa de un punto a otro, sino que se hace eliminando la partícula del primer punto y creando una partícula exactamente igual en el segundo punto al mismo tiempo.

Si yo quisiera teletransportarme, tendría que hacer una copia exacta de mí mismo en otro punto a la vez que mi cuerpo se destruye en el punto actual. Esto suena a truco o artimaña, pero la física y las matemáticas respaldan que es la forma correcta de hacerlo.

Digamos que este ejemplo nos da la que yo considero la clave de la paradoja: lo único que puede ser copiado con total precisión es la información, las ideas. Cuando copiamos algo con una precisión del 100% el resultado es una copia exacta, y sabemos que eso no puede hacerse más que a nivel teórico, a nivel de ideas, de información.

La Paradoja de Fermi #S02E10

https://youtu.be/fhCrQWzNGjg
¿Qué dice la paradoja de Fermi? ¿Debería haber extraterrestres?

En realidad todo parte de un problema de ingeniería

Enrico Fermi fue un físico italiano que participó en el proyecto Manhattan (la creación de la bomba atómica). Aunque no es la parte más conocida o difundida, lo más interesante del desarrollo de Fermi, es el sistema que ideó para hacer estimaciones.

En ingeniería, el concepto de estimación es la clave para avanzar rápidamente. Me explico: habitualmente, cuando se afronta un problema de ingeniería, al comenzar con él, hay una falta importante de información. Aun así, se busca comprobar si el proyecto que se va a llevar a cabo es viable o no.

Fermi ideó lo siguiente: cuando hacemos estimaciones, tomamos montones de hipótesis en la información de partida, que lógicamente tiene errores. La gracia es que como esos errores estimativos se van acumulando, rápidamente se ve si las estimaciones son correctas, o no, por el absurdo del resultado.

Ésto es lo que se conoce como el problema de Fermi.

El proyecto Manhattan

Estaba metido en temas de pilas y combustibles nucleares, pero llamó la atención una estimación que hizo: simplemente viendo cómo se desplazaban unos trozos de papel al detonar una bomba nuclear, estimó que la potencia de la bomba nuclear eran unos 10 kilotones. Posteriormente se demostró que fueron 20, lo que hace que la aproximación fuese buenísima, ya que a priori no se tenía ni idea de que potencia tendría, podrían ser 1kiloton o 500.

La paradoja de Fermi

Lo que se hizo popular es lo que pasó poco después: apareció la ecuación de Drake, que hacía una estimación de cuántas civilizaciones inteligentes debería haber en el universo. El caso es que haciendo unos cálculos aproximados y variando las estimaciones, al más puro estilo Fermi, la respuesta era clara, precisa y concisa: en cualquiera de las suposiciones, el número es tan brutalmente alto, que ya deberíamos haber sido visitados… y no ha sido así.

Así que Fermi ante esta cuestión desarrolló lo que se conoce como la Paradoja de Fermi. Lo que viene a decir es que: Ya que por probabilidades o estimaciones, sabemos que la vida inteligente debería ser algo común, y paradójicamente no lo hemos podido demostrar, debe haber un elemento detonante.

Para Fermi, dado que estaba involucrado en el proyecto Manhattan, la solución era clara: las civilizaciones llegados a cierto punto adquieren capacidad tecnológica para autodestruirse, lo que reduce al mínimo la posibilidad de que estas civilizaciones perduren.

Soluciones a la Paradoja

Como digo, Fermi propuso su propia solución a la paradoja: cuando llegamos a cierto nivel: ¡Boom! nosotros mismos nos quitamos de en medio. Pero como podéis imaginar hay más soluciones:

  • Que la vida sea más rara de lo que pensamos
  • Que no seamos capaces de oirlos
  • Que las distancias sean mucho mayores de lo que estimamos
  • Que las extinciones periódicas sean la clave
  • Que no quieran comunicarse
  • Que les de miedo comunicarse
  • Que llegado a un punto sea mejor esconderse
  • Que inteligente y tecnología no vaya de la mano

Quizás hay una que no es tan general y que parece ir muy bien encaminada: Que los recursos disponibles no sean suficientes para un desarrollo exponencial.

Mi solución

Creo que estamos buscando en el lugar equivocado.

Si la tecnología sigue por el camino esperado, como he planteado en muchos vídeos, nuestra evolución será algo parecido a una IA. De hecho tendría sentido, que si quisiéramos como especie ponernos a su altura, tendríamos que mejorarnos físicamente para poder hacerlo.

Si recordáis en el capítulo de los Universos Virtuales hablábamos de la posibilidad de acabar de alguna forma viviendo dentro de ellos. Y si lo pensáis tiene mucho sentido.

Nuestra anatomía es tremendamente delicada, imposible para cosas como un viaje espacial. Pero no parece tan complicado que el viaje lo haga un ordenador. Pensadlo: a marte, antes que un humano, ha llegado un ordenador. ¿Y si nosotros fuésemos ese ordenador?. Es mucho más fácil proteger un ordenador contra el universo, que un planeta entero. Si en un mundo virtual, podríamos hacer lo que quisiéramos, que sentido tendría quedarnos en este con sus penurias.

Lógicamente seríamos muy difícilmente localizables. No es lo mismo buscar algo como un planeta, que buscar algo como ¿una nave?